Eraserhead "Cabeza Borradora"

Antes que nada, permíteme decirte que lo que aquí escribo puede o no ser verdad, la realidad es que podrías estar soñando todo esto y nisiquiera lo has notado...


Intenta abrazar ésta idea y entremos a lo que fue la primera obra del director norteamericano David Lynch.

 

Eraserhead es una película realizada en 1977 con el apoyo de la AFI (American Film Institute) y que terminó convirtiéndose en un film de culto entre los seguidores del cine más "raro" y propositivo que no siempre encuentra una gran exposición pero que logra marcar significativamente, sobre todo a aquél espectador que va con la mente abierta y sin temor a lo que se presente en la pantalla.

 

"Cabeza Borradora", cómo se le llamó en Latinoamérica, es una historia que está abierta a la libre interpretación si tomamos en cuenta que el propio director dijo alguna vez que tenía que ser vista como un sueño, de ahí la aparente sinrazón de los saltos entre tomas y escenarios.

 

Grabada en blanco y negro, desde las primeras escenas se percibe una sensación de desesperanza y abandono que acompañará toda la historia, la cual por momentos parece no tener una línea continua en su desarrollo pero que, vista como un sueño puede ser fácilmente aceptada, uno de esos sueños que logra tocar una fibra sensible.

 

 

 

Eraserhead nos cuenta la historia de Henry, su "novia" Mary y su hijo, del cual nunca sabemos si tiene nombre pues solo es llamado "bebé" a falta de una mejor descripción (les dejo imágenes), al ser un matrimonio claramente forzado por las consecuencias de un sexo premarital sin protección y sumando la obvia repulsión que toda la situación provoca en Mary, la tensión en los primeros minutos de la obra es evidente y llega al punto casi de ruptura cuando Mary decide abandonar al "bebé" y a Henry, justo cuando éste se disponía a dormir y no puede sino mirar entre sorprendido y asustado cómo su pareja se va (viéndolo con rencor directamente a los ojos) en medio de un llanto que es claramente más de rabia que de tristeza. Cabe señalar que aquí es donde realmente la historia toma vuelo y vemos aparecer las imágenes oníricas y un tanto horrorosas en ese blanco y negro granuloso que tanto ayuda a la pesadez de la atmósfera en la cinta, sumadas a la ya de por sí impactante y repulsiva imagen del "bebé".

 

 

Después de ser abandonados, comienzan los problemas y vemos a un Henry completamente infantil, casi inútil y asustado ante la realidad que le ha tocado vivir, con lo que se desatan las ensoñaciones y podemos ver escenas tan icónicas como la de la "Chica en el radiador" cantando dulcemente que "en el cielo todo está bien" mientras pisotea unos gusanos que caen del cielo y que claramente hacen referencia a espermatozoides y a la falta de carácter del personaje principal al aplastarlos, además de hacer notorio el concepto de muerte en la historia.

 

La escena final, cuando Henry pierde la cabeza y ésta es llevada a una fábrica para ser extraídos trozos de cerebro y convertirlos en borradores de lápiz, parece decirnos que con esta nueva alucinación, Henry ha logrado olvidar todo, borrarlo, después de matar al "bebé"claro. ¿Qué esperaban, un final feliz?

 

A pesar de lo patético que pudiera parecer, Henry es un personaje que se queda como un gran recuerdo y que genera empatía en quién logra quitar de encima toda la podredumbre que decora maravillosamente esta primera obra del director David Lynch.

 

Me quedaría corto en adjetivos si tratara de describir la película en su totalidad y seguramente fallaría miserablemente intentando transmitir lo que está cinta provoca, sea para bien o para mal, Eraserhead logra siempre una reacción, eso es importante, al menos para éste que aquí escribe. Me despido invitándote a que te atrevas a ver esta película y , si te gusta, comparte la locura con quién más confianza le tengas, felices fiestas.

 

Por: Eduardo Castrejón. Productor y locutor en RyE Radio " La frecuencia que Resiste y Existe", transmite todos los días por www.rye-radio.com

 

Facebook e Instagram: MuchachoZafado.